27/01/2019 Adiós a los billetes de 500€

27/01/2019 Adiós a los billetes de 500€

El 27 de enero de 2019, las entidades centrales de la zona euro dejarán de producir billetes de 500 euros, salvo contadas excepciones.

Sólo los bancos centrales de Alemania y Austria seguirán emitiendo el billete púrpura hasta el 26 de abril de 2019 para gran desesperación de los habitantes de estos dos países, donde incluso se habían lanzado peticiones para protestar contra su desaparición. De hecho, los alemanes y los austriacos utilizan más efectivo que el europeo medio en la vida cotidiana, incluso para el pago de grandes sumas de dinero.

Tras el cese total de la emisión de los billetes de 500 euros, éstos seguirán siendo de curso legal y conservarán su valor. Por lo tanto, se podrán seguir utilizando para pagar o ahorrar dinero. Además, el billete morado podrá cambiarse con los bancos centrales nacionales del Eurosistema durante un período ilimitado.

Los billetes de 500 euros representan ahora el 2,4% del número de billetes de euros en circulación, pero son el 21,7% del valor acumulado en efectivo, 260.500 millones de euros, según las estadísticas del BCE.

La razón fundamental de esta retirada es evitar actividades que denominaríamos como informales y, en algunos casos, delictivas ya que el pago en efectivo con billetes de alta denominación suele dejar escaso rastro para su control por las autoridades económicas, fiscales y policiales. En particular, se trata de evitar operaciones de blanqueo de capitales, fraude fiscal, tramas de mercado inmobiliario, tráfico de armas y delincuencia vinculada al tráfico de drogas, entre otros.

En nuestro país, Hacienda lleva años luchando contra este tipo de fraudes ya que estos billetes morados se hicieron muy populares durante los años previos a la crisis económica, llegando al punto de que en nuestro país circulaban uno de cada cuatro billetes que se movían por toda Europa.

La rebaja del IRPF beneficiará a unos 2,8 millones de mileuristas

La rebaja del IRPF beneficiará a unos 2,8 millones de mileuristas

Unos 2,8 millones de contribuyentes se verán beneficiados por la rebaja del impuesto de la renta (IRPF) acordada por Ciudadanos (C’s) y el Ministerio de Hacienda que eximirá a los salarios de hasta 14.000 euros al año de tributar; y rebajará la factura de los de entre 14.001 hasta 17.500 euros. En la actualidad están eximidos de presentar la declaración de la renta quienes ganan hasta 12.000 euros al año.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de cantidades brutas, es decir, 14000 euros anuales. Si tenemos un salario neto de 1.000 euros mensuales, repartidos en catorce pagas, nuestro bruto anual puede rondar alrededor de los 18.000 euros, por lo que podemos despedirnos de cualquier rebaja de IRPF.

¿A quién beneficiará más esta rebaja? Lógicamente a aquellos que pagaban más de IRPF, los solteros que no tienen hijos a su cargo, a los que les correspondía una retención aproximada de un 6% según la calculadora de IRPF de la Agencia Tributaria, algo más de 840 euros anuales que ahora pasarán a su bolsillo.
En el caso del mismo trabajador, pero que tenga dos hijos a su cargo, computados al 50% con su pareja, la retención de IRPF practicada era algo más del 2,2%, por lo que anualmente tendrá algo más de 310 euros en su bolsillo. Los más beneficiados en este caso serán aquellos que más están pagando de IRPF, aunque falta por conocer cómo se va a aplicar.

Por último puede darse el caso de un trabajador con una base de cotización de 2.000 euros, pero que sólo trabaje seis meses al año. En este caso también se verían beneficiados por esta rebaja, siempre que no tengan otro trabajo durante el resto del año o cobren otras prestaciones. Hay que recordar que los 14.000 euros es el límite anual, por lo que si tenemos dos pagadores, uno de 12.000 y otro de 4.000, por ejemplo del desempleo, se superará dicha cantida

¿Hay más rebajas?
Sí y para muchas familias serán más importantes que el famoso mínimo de los 14.000 euros. Junto con esta medida, se ha aprobado un aumento de la deducción por discapacidad y una ampliación de la de natalidad. También habrá una nueva deducción por atención a familiares en determinadas circunstancias. En total, sumando el coste de todas las medidas, hablamos de 2.000 millones de euros que los contribuyentes se ahorrarán el próximo año, si cumplen los diferentes requisitos.