Emprender con piedras e ilusión

Emprender con piedras e ilusión

Hoy en día existen muchas ayudas para que cualquiera pueda emprender: créditos, subvenciones, formaciones específicas, agencias públicas especializadas y no existe ninguna razón objetiva por la que una persona no pueda emprender. Pero ser emprendedor involucra, en cierta forma, un salto al vacío, pasar de una situación de relativa estabilidad y seguridad, a una mucho más impredecible. Implica superar la idea de ser empleado para ser dueño de un negocio y superar los 4 no habituales: no tengo dinero, no tengo tiempo, no tengo conocimientos y no tengo la edad.

Emprender siempre ha sido una actividad complicada, que requiere de planificación, originalidad, grandes ideas y la actitud necesaria para asumir riesgos.
Como homenaje a los emprendedores y para animar a los que están valorando la posibilidad de serlo, voy a dejar unos ejemplos de emprendedores “originales” que, además se hicieron ricos, con ideas menos sólidas que las que puedas tener.

  1. Van Gould y Chris Sheldon inventaron el Nophone. Una simple pieza de plástico que se vende por 12$ la unidad y simula la forma de un teléfono móvil. La pieza es sólida, básica y no tiene ninguna otra utilidad que simular que es un teléfono, su uso más habitual es para hacer bromas.
  2. Christie Rein, una madre, no soportaba llevar en el bolso los pañales de su hijo. La necesidad la llevó a concebir una idea que a nadie se le había ocurrido antes: crear una bolsa para llevar pañales con toda clase de colores y diseños muy atractivos
    Byron Reese, se hizo con una dirección postal en el Polo Norte y por solo 10$ mandaba cartas con postales y fotografías de la “residencia de Santa Claus”.
  3. Doggles, gafas para perros. Roni Di Lull estaba jugando frisbee con su perro, pero notó que, al capturar el juguete, al perro le molestaba la luz solar. Actualmente, su compañía no solo fabrica gafas del sol, sino también otros accesorios para los animales: mochilas, juguetes y chalecos para nadar. Los ingresos del negocio son aproximadamente de 3 millones de dólares al año.
  4. Joel Comm lanzó una app que no era más que una máquina de pedos. Tras instalarla, el usuario podía elegir elegir el tipo de flatulencia que deseaba, pulsar el botón y esperar a las risas de los demás. iFart se vendía por 0,99 dólares, y meses después de su lanzamiento ya generaba 10.000 dólares al día.
  5. Recogedor de cacas de perro a domicilio. Matthew Osborn ofrece un servicio de limpieza de jardines a los dueños de perros. Actualmente Pooper Scoop atiende a unas 3.000 familias.
  6. Boilen Scott, invirtió cerca de 10 millones de dólares solo en publicidad, para su negocio, la Snuggie: También conocida como la Batamanta, esta pieza combina la calidez de las mantas, con el diseño de las batas de estar por casa. Sus ganancias están por encima de los 200 millones de dólares.
  7. En Estados Unidos hay servicios en los cuales se envían mensajes escritos en patatas por correo: МуsteryPotato y Potato Parcel. Puedes pedir pequeños mensajes: felicitaciones, confesiones, palabras de apoyo e incluso imágenes, las cuales se escribirán en una pata y se enviarán al destinatario. El precio depende del tamaño y comienza con 10 USD.

Y mi preferido

  1. Gary Dahl logró vender cinco millones de piedras como «mascotas» en 1975. Él era un redactor publicitario y en una conversación de bar, habló con unos amigos sobre las mascotas y cuánto mantenimiento requieren algunas, y Dahl les dijo que tenía las mascotas perfectas: las piedras. Los Pet Rocks eran exactamente lo que decía en su envoltorio: piedras ordinarias, de forma ovalada, importadas de una playa en México y empaquetadas en una caja de cartón que tenía agujeros de ventilación y un nido de paja, muy parecido a un portador de mascotas.

¿Por qué no hay más emprendedores?

¿Por qué no hay más emprendedores?

Dos noticias positivas.

Nuestra Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), que mide las iniciativas con menos de tres años y medio en el mercado, ha superado por primera vez en ocho años el umbral del 6 %, acercándose a cifras anteriores a la crisis (en 2007 estaba en 7,6 %). Ha aumentado un punto respecto al 2017, pasando del 5,2 % al 6,2.

Nuestros emprendedores están por encima de economías como la alemana (5,3 %), francesa (3,9 %) o italiana (4,3 %).

Dos noticias negativas.

Así, aunque estos datos son positivos, estamos casi dos puntos por debajo de la media europea del 8,1 %.

Un estudio publicado por Educa 2020 y la Fundación Axa ponía de manifiesto una realidad muy preocupante para nuestra economia. Hasta el 25,2% de los universitarios quieren tener un empleo público, frente al 22,6% que prefieren trabajar en una multinacional y al 18,8% que sueña con montar su propio negocio.

https://www.axa.es/documents/1119421/134089346/E2020+Secundaria+Presentaci%C3%B3n+Espa%C3%B1a.pdf/53302f98-cd6d-cff4-3ddc-10a3b2ec812e

¿Cuáles son los motivos?

1) Alto coste para emprender. La cuota de autónomo mensual en comparación con otros países de la Unión Europea, no es precisamente una cuota económica. En España se paga cada mes en torno al 29% de la base de cotización que se haya elegido. Teniendo en cuenta que la mayoría de autónomos , más del 80%, escoge la base mínima de cotización de 919,80 euros al mes, la cuota de autónomo en 2018 asciende a 275 euros mensuales. España es el país que peor se posiciona de todo nuestro entorno en la UE para abrir un nuevo negocio. Por delante se encuentran países como Macedonia, Letonia o Georgia, según el índice elaborado por el Banco Mundial, Doing Business.

2) Burocracia. Para crear una empresa se puede llegar a tardar varias semanas cuando para darse de alta en el paro se tarda 1 día.
Independientemente de la actividad, hay algunos trámites que debes realizar antes de comenzar con tu actividad:

• Con Hacienda: declaraciones previas, alta en el IVA e Impuesto de Actividades Económicas (IAE), declaración censal de inicio de actividad y obtención del CIF (si constituyes una sociedad).

• Con el Registro Mercantil: inscripción de la sociedad, en el caso de constituirla.

• Con la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS): inscripción del empresario en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA), inscripción de la empresa, alta de empleados.

• Notaría: aún es imprescindible que si constituyes una sociedad, vayas en persona a la notaría para firmar las escrituras así como para algunos trámites si eres autónomo.

• Desde el momento cero en que se empieze la actividad, hacer frente a tributos o impuestos.

3) Flujos de caja negativos por devolución de IVA : tanto autónomos como empresas tienen que hacer una devolución de IVA (en caso de que haya un saldo positivo de ingresos y costes de IVA) incluso si gran parte de las facturas no se han cobrado todavía

4) Miedo al fracaso. La principal diferencia entre la cultura empresarial española y la americana reside en la actitud frente al fracaso. En España el miedo al fracaso nos paraliza, se asocia a la pérdida de oportunidades, lo vemos desde un punto de vista trágico, es una sombra en el currículum que no es fácil de evadir. En Estados Unidos el fracaso se asocia a la apertura de nuevas oportunidades, se considera un motivo para generar cambios e innovar. Además, ¡puede suponer hasta una ventaja en tu historial profesional!

5) Miedo al esfuerzo. Hay que sacrificarse mucho, pues los frutos no llegan al primer año, ni al segundo. Hay que contar con una bolsa de dinero para aguantar los primeros años invirtiendo, trabajando y esperando con paciencia. Los trabajadores por cuenta ajena, los asalariados, trabajan una media de 36,5 horas semanales. Mientras tanto, los trabajadores por cuenta propia lo hacen hasta lo hacen 45,1 horas, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

6) Falta de formación y promoción del emprendedor: existe mucha formación en universidades para crear futuros ejecutivos pero se encuentra muy poco o nada para la educación de futuros emprendedores. Eso provoca que El 80% ( ocho de cada 10) de las de las startup fracasen el primer año de creación. De las dos que habían conseguido sobrevivir, una de ellas (el 50%) habrá desaparecido durante el año siguiente.