Los jefes, no despiden personas, despiden actitudes.

Los jefes, no despiden personas, despiden actitudes.

Los criterios de selección están cambiando, y las empresas, que anteriormente reclutaban a sus futuros trabajadores basándose en excelentes expedientes académicos, formación postgrado y cursos complementarios de especialización han sufrido las consecuencias de este tipo de selección: a menudo se encuentran con trabajadores que cumplen con su trabajo, pero egocéntricos, poco colaboradores o nada dispuestos a trabajar en equipo, dándose cuenta de que un buen resultado académico no siempre es una garantía de un buen desempeño global de los candidatos en el puesto de trabajo.
Cada vez más el ambiente de trabajo empieza a ser una variable significativa a tener en cuenta, no sólo en términos de rendimiento o productividad, sino también como factor influyente en el grado de satisfacción. Y es que el clima laboral, cuando es sano, se convierte en un sueldo emocional tan válido como el económico.

El objetivo principal de la selección del personal es buscar al candidato idóneo para la empresa y esto implica una doble vertiente, que sepa realizar su trabajo, es decir, que tenga los conocimientos y la formación necesarios para desempeñar el puesto, pero también, que encaje en la organización, que tenga competencias personales como habilidades sociales, empatía, asertividad… Como complemento a las primeras.
Estudios recientes han demostrado que las competencias interpersonales como complemento de las competencias técnicas permiten un mayor nivel de productividad y satisfacción en las empresas, y en general en la vida diaria. Este dato, cobra especial relevancia, máxime cuando el 80% de los conflictos de las empresas actuales se producen por problemas de comunicación.

Mientras que la mayoría de los trabajadores no dan en absoluto problemas, se llevan bien con los demás y hacen su trabajo eficientemente, los “trabajadores conflictivos” rompen el ritmo de trabajo, hacen difícil la comunicación entre todos, incomodan a otros compañeros y superiores o simplemente resisten de modo pasivo; tienen actitudes que irritan a todos y con nada están a gusto.
Tienen un problema crónico de poner reclamaciones absolutamente por todo, expresar puntos de vista negativos o presentan un comportamiento problemático en sus relaciones con los demás. El trabajador conflictivo, es el que dice siempre “sí” y hace lo que quiere o el que siempre dice “no” por sistema; el que no acepta la autoridad; el que no quiere asumir responsabilidades; el que siempre tiene una excusa preparada; el que siempre encuentra un motivo para faltar al trabajo o no llegar a la hora; el que sólo cree que tiene derechos y que todo le pertenece, pero no está dispuesto a dar nada de su parte; el que tiene actitudes arrogantes, presuntuosas, soberbias e impertinentes y comportamientos que tratan de desprestigiar y desacreditar a sus compañeros y superiores…

Personalmente pienso que alguien que sólo fabrica problemas, que con su actitud negativa mina la moral de todo el grupo, difícilmente es reciclable. Por lealtad a la empresa, a los que sí trabajan bien, a los que quieren trabajar en un entorno positivo y con buen ambiente y además colaboran en ello, por coherencia y respeto a la enorme cantidad de gente que quiere trabajar con calidad de vida laboral, los jefes deben atreverse a actuar decididamente ante estos personajes, y todos debemos respaldarles para que así lo hagan. Por el bienestar y el futuro de la mayoría hay que animarles para que no se vengan abajo ni permitan que estos trabajadores inapropiados les influyan negativamente en su capacidad de liderazgo, alejándoles de un estilo de dirección óptimo.

En el contexto actual, las empresas deben ser “inteligentes”, ágiles y dispuestas al cambio continuo, y sus miembros deben acompañarles en este proceso, por lo que deben poseer estas habilidades demandadas o quedarán excluidas del mercado competitivo en un corto periodo de tiempo.

 

Anuncios

Cómo pedir un ascenso

Cómo pedir un ascenso

La promoción es algo que está en tus propias manos y que debes buscar como una meta más en tu carrera. Una promoción dentro de tu empresa conlleva nuevas responsabilidades como la capacidad para liderar, empatía, creatividad o resolución de problemas, que debes demostrar que posees y has aprendido durante tus años de trabajo.

La ambición, lejos de parecer una cuestión egoísta o egocéntrica, es cada vez más valorada por las empresas y se muestra como cualidad básica para un buen líder

A medida que ganamos experiencia en una misma empresa, empezamos a sentir que merecemos ocupar cargos de mayor responsabilidad. Si estás pensando en pedir un ascenso, sigue esta serie de consejos:
1)    Antes de pedirlo: asegúrate de que es lo que quieres, no hay marcha atrás.
2)    Cuándo lo quieras pedir: reúne información sobre tus objetivos, tus logros, tus habilidades, fórmate dentro o fuera de la empresa.
3)    No debes descuidar tu apariencia, ya que la imagen externa puede ser determinante a la hora de conseguir el ansiado reconocimiento. No solo debes ser bueno, sino también parecerlo.
4)    Consigue que tu trabajo hable por ti antes que tú. Seguro que siempre intentas dar lo mejor de ti en la oficina, pero esfuérzate (si es posible) más.
5)    Si al cabo de un tiempo la oferta no llega, pasa a la acción y intenta presentar tus intenciones a tu jefe.

¿Y si no lo consigo?

Nadie dijo que sería fácil, además, en una empresa no solo hay una vacante a ocupar, quien sabe en qué cargo de qué departamento puedes terminar…o también puedes cambiar de empresa y quizás directamente a un cargo superior.

Céntrate para conseguir tus objetivos

Céntrate para conseguir tus objetivos

A veces podemos tener un amigo, compañero, subordinado, etc…que nunca consigue sus objetivos. Como mi blog, tiene la temática que tiene, lo encararé a la parte profesional.

Cuando nos encontremos a alguien que no encuentre trabajo, que no dure en los empleos, que siempre se lleve “broncas” del jefe… esta persona necesita ayuda.

Muchas veces todo se debe a no estar centrado, ya sea a problemas extra laborales o a no ser consciente de lo que realmente importa.

Siempre que me trato con un caso así, le recomiendo hacer este ejercicio.

En un papel en blanco debe escribir estas 4 preguntes

  • ¿Qué quiero yo de la vida o que quiero conseguir?
  • ¿Qué necesito para conseguir mis objetivos?
  • ¿Qué no estoy haciendo y debería empezar a hacer?
  • ¿Qué no estoy haciendo y que debería dejar de hacer?

Debajo cada pregunta se debe escribir 3 repuestas. Debe ser un proceso interno y reflexivo. Recomiendo guardar el resultado muy cerca, para poderlo consultar con asiduidad.

Un mini ejemplo, solo con una respuesta:

  • ¿Qué quiero yo de la vida o que quiero conseguir?

Poder mantener a mi familia

  • ¿Qué necesito para conseguir mis objetivos?

Tener un trabajo estable

  • ¿Qué no estoy haciendo y debería empezar a hacer?

Buscar formación dentro los recursos de la empresa o fuera, para poder mejorar en mi empleo

  • ¿Qué estoy haciendo y que debería dejar de hacer?

Llego tarde demasiadas veces al mes a mi empleo ( ejemplo realmente grave pero habitual en todas las empresas )

La entrevista laboral perfecta

La entrevista laboral perfecta

Después de mucho tiempo de participar:

  • en selección de personal
  • de formar y evaluar nuevos trabajadores
  • de ser entrevistado para distintos lugares de trabajo

Para mí, está seria la entrevista perfecta, a realizar a cualquiera que se presente de candidato:

1) ¿Por qué abandonó su último puesto de trabajo?
(El motivo es importante y debe ser sincero)

2) ¿Qué es lo que dirían sus últimos compañeros de trabajo sobre usted?
(Primera pregunta para ver cómo es en el trabajo)

3) ¿Cuénteme alguna mejora que haya introducido en su último puesto de trabajo
(Aquí se debe si tiene un mínimo de iniciativa o que puede aportar de valor añadido)

4) ¿Qué sabe de la empresa?
(Opción para demostrar que se ha interesado por saber dónde quiere trabajar)

5) ¿Para qué quiere trabajar para nosotros?
(Aquí se puede ver su interés, perspectivas, su trabajo de información previo a la entrevista….)

6) ¿Qué ha hecho para mejorar su formación o capacidad laboral en el último año?
(Aquí se ve si es una persona con interés, capacidad de mejora, ganas de adaptarse….)

7) ¿Cuáles son las 3 palabras que lo definen sus cualidades como trabajador?
(Segunda pregunta para ver cómo es en el trabajo. Podrían ser: motivación, ganas de aprender, ganas de trabajar con calidad, capacidad para adaptarse, trabajo en equipo, metódico…)

8) ¿Cuáles son sus defectos como trabajador?
(¡Si no responde, no lo contrates!)

9) ¿Cómo te ves dentro de 5 años?
(Hay que averiguar situación personal y sus intenciones)

10) ¿Qué aficiones tiene? ¿A que dedica su tiempo libre?
Aquí se puede ver si tiene una vida equilibrada.

Razones por la que empleados cualificados dejan su trabajo.

Razones por la que empleados cualificados dejan su trabajo.

Pocas cosas hay más costosas y perturbadoras para una empresa que perder a personal cualificado.

El coste de perder a un buen profesional generalmente se estima en el valor de su salario anual.

¿Y si pudiese evitarse solo con un cambio de perspectiva? Vamos a ver si nos ayuda a encontrarla, conocer:

¿Cuáles con los motivos por los que se van?

  • Una carga de trabajo desproporcionada. Los aumentos de sueldo o los ascensos, el reconocimiento público,  son buenas maneras de incrementar también la carga de trabajo. Si crece la carga de trabajo por el mero hecho de que los empleados tienen talento y no se cambia nada más, estos buscarán otro puesto de trabajo en el que se les trate como merecen.
  • Es normal, e incluso conveniente, que las empresas impongan unas pautas de comportamiento. No obstante, los empleados no deben sentirse vigilados, por lo que estas normas no deben ser demasiado estrictas.
  • El jefe debe cumplir sus promesas. Sin confianza, el rendimiento baja en picado
  • Los trabajadores con talento quieren trabajar con profesionales que estén a su altura. Si se asciende o se premia alguien que no lo merezca, desmotivará a los que si rinden. Un equipo plagado de gente regular verá escapar a los mejores empleados.
  • Los empleados mejor cualificados buscan mejorar todo lo que tocan. Si se les impide cambiar y mejorar las cosas solo por el mero hecho de que al jefe le incomoda la situación, acabarán odiando su trabajo.
  • Los buenos jefes hacen todo lo posible por contribuir al éxito de sus trabajadores.
  • El empleado debe tener siempre claras las respuestas a estas a cuatro preguntas básicas: ¿Hacia dónde vamos como empresa? ¿Cómo llegamos hasta allí? ¿Qué se espera de mí? ¿Cómo lo estoy haciendo?
  • El jefe debe preocuparse de que este empleado pueda mantener el equilibrio entre su vida personal y profesional.
  • Siempre que se pueda, se debe reconocer y si se puede recompensar, las aportaciones y el trabajo duro de los empleados con talento. La motivación de los trabajadores aumentará si se reconocen sus éxitos, incrementando así la productividad.
  • Burocracia. Es un motivo típico en organizaciones familiares o con estructuras jerárquicas de la vieja guardia, que justifican la gran cantidad de mandos intermedios dedicados a “controlar iniciativas”, lastrando la creatividad. Reflejan organizaciones ineficientes llenas de reglas sin sentido.

¿Por qué deberíamos contratarte?

¿Por qué deberíamos contratarte?

¿Por qué deberíamos contratarte?

En todas las entrevistas de trabajo hay preguntas complicadas. El nerviosismo, el miedo, las dudas, la presión de encontrar o querer cambiar de trabajo, no ayudan a mostrar lo mejor de ti. Hoy me centraré en cómo responder la pregunta clave:

– ¿Por qué tengo que contratarte a ti? – pregunta el entrevistador

Primero es esencial que creas en ti. Es esencial que creas que eres la mejor opción para la empresa que te contrata. Si puedes creértelo, solo debes enfocarte en ayudar a la empresa, a contratarte. A tomar la decisión correcta.

¿Cómo responder?

Céntrate en:
– los beneficios que les puedas aportar
– los problemas que sabes resolver
– las soluciones que has encontrado en tu experiencia
– los méritos en tu último trabajo

Si te has preparado bien la entrevista, sabrás que tipos de habilidades, caracteres, aptitudes se puedan necesitar para el cargo.
Intenta estar atento a las necesidades de la empresa o cargo que te cuente el entrevistador
Si tienes claro tu bagaje, sabes a nivel general que necesita el cargo y aprovechas la puntualizaciones del entrevistador, solo tienes que relacionarlo en una pequeña exposición, que sin duda, te llevará al éxito.

La respuesta puede empezar con un
– Debería contratarme porque ha dicho que necesita a alguien con…
– Pues porque cumplo con los requerimientos, por ejemplo….
– Este trabajo requiere a alguien con… le voy a poner ejemplos sobre mi experiencia en este sentido….
– Tengo las habilidades necesarias para ello, me caracterizo por ser….
– Tengo…puedo… y si no aprendo muy rápido, por ejemplo aprendí a….
– Mis cualidades cubren las necesidades que la empresa demanda…

Las empresas necesitan que aportemos valor desde el primer minuto, no te dejes nada en el tintero, sé entusiasta, sé sincero, ve a por ello ¡conviértete en su mejor candidato!

¿Buscas trabajo?

¿Buscas trabajo?

Hoy es 1 de Agosto. Para los activos en el mercado laboral suele ser el mes de las merecidas vacaciones. Para los que no están en esta situación, es el mes de trabajar y activarse.

Los meses donde hay más ofertas laborales son mayo, junio, julio, septiembre, octubre y noviembre.

Pues sí, setiembre, puede ser tu mes. Las empresas se reactivan, llegan los pedidos, se revalúan necesidades, se estudia la falta de personal y se lanzan sus ofertas de empleo.

¿Ya tienes un buen currículo?

Piensa que para cualquier empleo, hasta el más simple, puedes estar compitiendo contra 200 candidatos. ¿Tu currículo es especial ? ¿ Resume tu formación, experiencia y capacidades ?

Te recomiendo que uses un currículo tipo europeo, que valores si te interesa un video currículo, o cualquier otra opción original y sobretodo que te hagas un Linkedin.

¿Estas registrado a todas las webs posibles? ¿ Has ido al servicio de ocupación? ¿Has hecho llegar a tus amistades tus intereses en encontrar empleo?

Tienes un mes para armarte de recursos, argumentos y técnicas para triunfar.

Unos breves consejos:

  • Nadie mejor que tú sabe lo que puedes aportar a una empresa. Demuéstralo
  • Sal en todas las plataformas posibles: webs de empleo, redes profesionales, prensa, escuelas…
  • ¡Se perseverante y muévete!
  • Prepárate la entrevista ( tu información, la información de la empresa donde vas… )
  • Fórmate, de la manera que quieras, un cursillo online, al curso presencial subvencionado, en escuela privada, universidad, done sea. Siempre se nota el background que tienes

¡Suerte! ¡Ánimo! ¡Y a por todas!